Muchas gracias Monabone75 por la traducion !

La huelga de los mineros en Asturias acaba de cumplir, hoy miércoles 20 de junio, 22 dias. Lo que está pasando en el norte de España no parece interesar la prensa ni las televisiones francesas, por este motivo voy a intentar relatar lo que está sucediendo en el país vecino. Conforme con las directivas de la U E en cuanto a liberización de los mercados, los estados europeos tienen que abandonar toda política de ayudas a sectores industriales, para establecer la consabida libre competencia de los mercados.

Por ese motivo, el gobierno Zapatero y ahora Rajoy decidieron cortar las ayudas a la industria minera del carbón, actividad vital para las zonas del noreste de España. Se trata de un recorte de un 60 % del presupuesto. Son pues, tras el recorte de 300 millones de euros del año pasado, nuevos 111 millones más de pérdida para el 2012. El cierre de la minería programado para el 2018, podría de esa manera verse adelantado, condenando a 8000 mineros activos y unos 30000 trabajadores cuya actividad depende del carbón.

Lo brutal de la medida produjó una tremenda reacción por parte de los mineros asturianos, los compañeros de Castilla y León no tardaron en reaccionar como también los de Aragón, todos lugares históricos de las luchas obreras en España. Hay que notar la violencia de este conflicto de clase por el hecho de que los mineros respondieron a la agresiva represión que sufrieron. El viernes 15 de junio : siete personas resultaron heridas de los enfrentamientos. Es como si Rajoy, a la la manera de Thatcher con la minería en 1984, quisiera acabar de una vez con el mito obrero para imponer su poder en un país que atraviesa grandes tensiones económicas y sociales.

Todo ello explica que el pueblo de Asturias entero se volcase en una gran lucha para defender sus intereses.

El martes 19 de Junio las mujeres de los mineros fueron a protestar al Senado en Madrid, siendo acogidas con una inexplicable violencia. Se les intentó impedir que hablasen, antes de ser expulsadas de la Cámara Alta, a pesar del lema « somos mineros no somos terroristas »

Esa mano de hierro , esta amenaza sobre las cuencas mineras, me recuerda personalmente la triste experiencia de la cuenca minera de Carmaux en la que viví de los 9 a los 22 años. Esta región del norte del Tarn que se hizo famosa por su diputado Jean Jaurès.

En efecto,en 1991, con DSK al mando de la industria, el gobierno socialdemócrata decidió el cierre de la mina de Carmaux, condenando la economía del norte del Tarn. Recuerdo muy bien las imágenes de aquella época : era yo un joven periodista de la publicación semanal de la Federacion Federal del PCF. Recuerdo, frente al Puente Nuevo los fuerzas del orden en filas con sus miradas amenazantes dirigidas a los mineros, montrando sus barras de hierro listas para el empleo.

Recuerdo el despliegue de estas fuerzas de Policía por la ciudad entera, y yo sorteando los controles con mi motocicleta.

Perdimos esa lucha y cerraron la mina. Pusieron un parque de atracción, impulsaron el turismo y la reconversión ;pero a pesar de estas medidas, el norte de mi provincia, a la cual sigo fiel, no ha levantado cabeza.

Es que la mina no sólo estructuraba la vida económíca sino también nuestra vida cotidiana. En la escuela J.Jaures en Albi, o sea a unos treinta Kms de Carmaux sólo se hablaba de la minería, a los nueve años mi compañero de clase no era nada mas que el hijo del alcalde de Cagnac-les-Mines…

Esta experiencia me permite lógicamente entender y compartir lo que viven los Asturianos. Véase de paso la carta que escribió un minero de esta provincia y que se publicó en el sitio Mille Sabords.

Hablando de experiencia de luchas, nuestros camaradas tienen en que basarse, me vengo a referir al movimiento minero de 1934, huelga insurreccional grabada en la memoria colectiva del pueblo asturiano y máxima referencia para las luchas obreras del mundo entero.

Cabe recordar la división del mundo obrero de los años treinta, divididos desde el punto de vista sindical entre la UGT y la CNT, pero supieron unirse en las barricadas para defenderse y luchar contra esa derecha reaccionaria apoyada descaradamente por el ejército y las fuerzas de policía.

Algo parecido está pasando hoy en este norte de España que vio caminar unidas UGT Y CCOO.

Deseo de unidad que se observa en el respeto total del cáracter unitario de esta huelga. Es por lo tanto un movimiento ejemplar, por sus aspiraciones y su forma de actuar, de como rechazar la injusta y brutal politíca de austeridad dictada por Bruxelas.